El Sutra del Corazón de la Gran Sabiduría Perfecta

Mientras Avalokiteshvara Bodhisattva se entregaba a la práctica profunda de Prañaparamita percibió el vacío de los cinco agregados, y alivió así todo sufrimiento.

Oh Sariputra, la forma no es otra cosa que vacío, el vacío no es otra cosa que forma. La forma es precisamente vacío y el vacío es precisamente forma; lo mismo puede decirse de la sensación, la percepción, la voluntad y la conciencia.

Oh Sariputra, este vacío de todos los Dharmas no tiene principio ni fin, no es puro ni impuro, no crece ni decrece.

En el vacío no hay forma, ni sensación, ni percepción, ni voluntad, ni conciencia. No hay ojo, ni oído, ni nariz, ni lengua, ni cuerpo, ni mente; no hay vista, ni sonido, ni olor, ni sabor, ni tacto, ni pensamientos. No hay campo de visión ni reino de conciencia. No hay ignorancia ni fin a la ignorancia. No hay vejez ni muerte, ni fin a la vejez o la muerte. No hay sufrimiento, no hay causa del sufrimiento, no hay fin del sufrimiento, ni camino. No hay sabiduría ni logro.

Sin algo que lograr, los Bodhisattvas que moran confiados en Prañaparamita, no tienen obstáculos en sus mentes, sin obstáculos no hay miedo y yendo siempre más allá de la confusión y las visiones ilusorias, alcanzan el Nirvana final.

Todos los Buddhas del pasado, el presente o el futuro, confiados en Prañaparamita, alcanzan la más perfecta y alta iluminación.

Por lo tanto, uno debe saber que Prañaparamita es el gran mantra del poder, el gran mantra de la sabiduría, el supremo mantra; el mantra sin igual capaz de disolver todo sufrimiento. Esto es verdadero y no es falso. Por lo tanto, recitemos el mantra de Prañaparamita:

Gate, Gate, Paragate, Parasamgate Bodhi Svaha…