Armonía en la Diferencia y la Igualdad

La conciencia del Gran Sabio de India
Es transmitida íntimamente de Oeste a Este.

Entre los seres humanos hay quienes son torpes o agudos,
El Camino no tiene ancestro del Sur ni del Norte.

La fuente espiritual resplandece en la luz.
Los afluentes fluyen en la oscuridad.

Apegarse a las cosas es apegarse a lo ilusorio.
Aun reconocer esta verdad no es alcanzar la Iluminación.

Los objetos de los sentidos
Interactúan y a la vez no.

Se relacionan, pero son diferentes.
Es decir, cada cosa tiene su sitio.

La vista cambia en calidad y forma.
Los sonidos varían, placenteros o ásperos.

El discurso, refinado u ordinario, es lo mismo en la oscuridad.
Frases claras y sombrías se distinguen en la luz.

Los cuatro elementos regresan a su naturaleza,
Como un niño voltea hacia su madre.

El fuego quema, el aire se mueve,
El agua moja, la tierra es sólida.

Ojo y mirada, oreja y sonido,
Nariz y olor, lengua y sabor.

Así todo y cada cual.
De acuerdo a las raíces, las hojas se despliegan.

El tronco y las ramas devienen de una esencia.
Lo sagrado y lo común, cada uno su lenguaje.

En la luz está la oscuridad,
Pero no te conformes en la oscuridad.

En la oscuridad hay luz,
Pero no te ciegues deslumbrado.

Luz y oscuridad se relacionan
Como un pie antecede al otro al caminar.

Cada una de las miríadas de cosas tiene un valor intrínseco,
Manifiesto de acuerdo a su función y su sitio.

Los fenómenos existen
Como la caja y su tapa están unidas.

Absoluto y relativo, principios que se encuentran
Como dos flechas encontrándose en pleno vuelo.

Escuchando las palabras aprecias el sentido.
No hagas tus propias conclusiones.

Si no conoces el camino que te antecede,
¿Cómo reconocerlo mientras lo andas?

Andar El Camino no es un asunto de ir cerca o lejos,
Pero si estás confundido montañas y ríos se interponen.

A quienes estudian el Misterio exhorto con respeto:
¡No pases en vano tus días y tus noches!